top of page
Buscar
  • CDA Lares

We Will Serve

#IglecasaUnidos #CDALares #GanandoDesdeAdentro #Servicio

Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.- Marcos 10:45

Es una verdad lamentable que las personas a menudo son egocéntricas y forman hábitos que les sirven a sí mismos, a veces incluso a costa de los demás. Esto se debe a nuestra naturaleza pecaminosa que nos convence de que servirnos a nosotros mismos es lo mejor y nos hará más felices. Sin embargo, como cristianos, estamos llamados a vivir de manera diferente, no como el resto del mundo. En lugar de buscar servirnos a nosotros mismos, debemos buscar servir , ante todo, a Jesucristo así como a los demás. Jesús es el ejemplo perfecto de servicio a los demás. Vino al mundo y en lugar de ser servido por otros, él mismo sirvió a los demás con bondad y humildad. Desde sanar a los que estaban enfermos o poseídos y lavar los pies de los discípulos, hasta morir de una muerte espantosa en la cruz. Jesús nos muestra cómo es realmente el amor real y el corazón de un siervo.

Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros.- Galatas 5:13

Servir a los demás implica más que simplemente nuestras acciones. Más bien, involucra nuestros corazones y actitudes unos hacia los otros mientras servimos; implica amor. Una vez más, podemos mirar a Jesús como un ejemplo de esto. Él no sirvió a regañadientes, sino que mostró verdadera humildad y amor mientras ayudaba a personas de diferentes orígenes y posiciones sociales. Así mismo debemos ser nosotros. Debemos hacer el trabajo necesario en nosotros mismos para entonces poder servir a los demás de manera correcta. (Efesios 4:31-32) Esto porque a Dios le importa más nuestra actitud al servir, que la obra en sí. Sólo luego de trabajar en mi corazón puedo dar de el. Pues no podemos dar lo que no tenemos. Así que, para servir con amor, el amor debe habitar en nuestro corazón.

Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.- 1 Corintios 13:1-3
 

Verdad de la Semana:

Sirve a Dios sirviendo a otros.

47 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page