Buscar
  • CDA Lares

IGLECASA UNIDOS 21-Septiembre-2021

#IglecasaUnidos #CDALares #MásQueUnaCanción


Adoración:

 

¿Adoras, o Alabas?


Muchas veces pensamos que adorar y alabar es lo mismo. O al menos que son cosas parecidas. Pero la realidad es que no lo son. La adoración a Dios comienza con nuestra obediencia. Es una actitud del corazón hacia Dios. La adoración no es sólo cantar, tocar un instrumento, o danzar. La adoración es rendir toda tu vida, alma y corazón ante el Dios que amas. Es cómo vives para Él. Vivir en adoración, vivir en obediencia, vivir haciendo la voluntad de Dios. Rendirte a Su voluntad. La adoración es tan importante que el mismo Satanás la deseaba, y le dijo a Jesús: “Yo te haré dueño de todos los reinos de la tierra, si te arrodillas delante de mí y me adoras.” (Lucas 4:7)


En cambio, la alabanza es distinta. Alabar es elogiar, o hablar bien de alguien, en este caso Dios. La alabanza puede ser parte de la adoración al Señor, pero no es adoración por sí sola. Un adorador dice cosas buenas de Dios (alaba), pero no todo el que habla bien de Dios es un adorador. Son muchas las personas que alaban con su boca, pero no adoran con el corazón. Leemos en Isaías 29:13:  “Dice, pues, el Señor: Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado.”


Dios quiere que lo adoremos, no sólo que lo alabemos. La adoración surge de un corazón entregado a Dios por amor. Esta entrega se manifiesta en muchas formas en nuestra vida, pero nunca en palabras vacías. Recordemos que, al final, Dios siempre escucha nuestro corazón.

 

¿Qué piensas?...

Hemos estado aprendiendo que adorar no sólo es cantar o tocar un instrumento, sino que afecta todo nuestro estilo de vida. Lo que nos lleva a pensar que, si podemos cantar sin adorar, también podemos servir sin adorar.


Reflexionen:

  • ¿Por qué nuestro servicio puede volverse vacío? ¿Qué lo afecta?

  • ¿Cómo podemos evitar esto?

  • ¿Realmente podemos hacer TODO como para Dios (Colosenses 3:23)?

  • ¿Qué podemos hacer para no perder el enfoque?

74 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo