Buscar
  • CDA Lares

Iglecasa 30-JUNIO-2020

#iglecasa #CDAlares #Sígueme



“Sígueme”

Éxodo 13:17-22

Luego de salir de Egipto, una nube guió al pueblo de Israel en el desierto. Cambió de una nube de día a una columna de fuego durante la noche. No se trataba de una nube común en el cielo. Su origen era sobrenatural. Cuando esta nube iba delante del ejército de Israel, asumía la forma de una columna, de modo que de día se parecía a una oscura columna de humo que se elevaba hacia el cielo; y por la noche una columna de fuego, para mostrar a todo el ejército qué dirección tomar. Cuando la nube se movía, el pueblo la seguía y cuando la nube se detenía, el pueblo paraba. Dios guiaba y protegía al pueblo con la nube que era su presencia. (Éxodo 14:19-20)


El pueblo de Israel estaba en el desierto, así como nos encontramos muchos en este momento de nuestra vida. El desierto es necesario, no será fácil, pero es necesario. ¿Acaso Dios abandonó al pueblo? No, Dios estaba con ellos en todo momento, aunque no lo vieran físicamente, lo veían en forma de nube. La columna de nube y fuego representaba para los israelitas tres cosas: protección, provisión, y dirección. Recordemos que el pueblo estaba en el desierto; durante el dia, la nube los protegía del sol abrasador proveyéndoles sombra e indicándoles el camino a seguir. Y durante la noche, la columna de fuego los protegía de los animales salvajes y el frio, proporcionándoles calor y alumbrando su camino en medio de la oscuridad. La columna era todo lo que ellos necesitaban para sobrevivir, en tanto que no se apartaran de ella.


Al igual que con el pueblo en aquel momento, como Dios estuvo con ellos guiándolos y protegiéndolos así mismo Dios estuvo, está y estará contigo. En el desierto hay muchos retos, pero ya sea que debas sobrevivir al desierto o enfrentar a los gigantes Dios estará a tu lado. Él es todo lo que necesitas para sobrevivir. Él es tu provisión en el desierto, tu protección en la batalla y tu dirección en el camino. No importa dónde te encuentres, recuerda que sólo Dios conoce el camino. No te apartes de Él, Él es tu única oportunidad de sobrevivir en tierra de gigantes. Parte de nuestro crecimiento es reconocer que no estamos solos. Reconocer que no importa la situación o circunstancia que estemos pasando, Dios va delante de nosotros como una columna de fuego y una columna de nube. Sólo tienes que seguirlo y dejarte guiar por él, aunque lo único que veamos sea el desierto, las murallas, y los gigantes; recuerda que contigo va El Poderoso Gigante.


“Mas Jehová está conmigo como un poderoso gigante;”- Jeremías 20:11

Verdad de la Semana:

“Dios te va a guiar.”

51 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo