Buscar
  • CDA Lares

IGLECASA 15-JUNIO-2021

#IglecasaDeEstudio #CDALares #Diferente


“Limpieza”


Los hijos de Dios deben distinguirse en medio de la sociedad. Lo que nos hace diferentes es la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas. La transformación para ser más como Cristo comienza en nuestro interior, en el intelecto, y luego en nuestro exterior. Ser diferentes es ser una mejor versión de nosotros mismos, una nueva criatura. (2 Corintios 5:17) Dejemos que el Espíritu Santo nos haga diferentes.


La santidad es una cualidad fundamental de Dios y su espiritualidad. Una virtud indispensable de todo verdadero creyente consagrado, separado para un plan y propósito de Dios. Pero la santidad no se alcanza de la noche a la mañana, sino que es un proceso. En 2 Corintios 7:1 dice: Así que, amados, ya que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda impureza de cuerpo y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios. (RVA-2015)


Alcanzamos la santidad cuando nos mantenemos firmes en el Señor y somos obedientes a Su Palabra. Cuando vivimos una vida agradable a Él basada en sus mandamientos y separados para Él. Ser santo significa vivir de una manera diferente, pidiéndole al Espíritu Santo que nos evalúe y nos limpie constantemente. Esto no es sencillo, pero al vivir una vida semejante a Él damos testimonio y somos aprobados por Dios. Vivir en santidad es vivir como si fueramos un reflejo de Dios. Como dice en Gálatas:


Pero con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.- Gálatas 2:20 (RVC)

Demostremos que somos diferentes, que el Espíritu Santo vive en nosotros. Vivamos como Cristo. En un mundo lleno de pesimismo, seamos esperanza. Limpiémonos de la mentalidad de derrota, y vivamos la victoria que Jesús murió para darnos. Demos amor a los demás como Él nos ha amado a nosotros. Mostremos un amor incondicional, aún cuando vivimos en un mundo lleno de rencillas. En medio de las malas noticias, alegrémonos en Dios. Él es nuestra fuente de alegría. El único que permanece fiel hasta el final y el que siempre cumple sus promesas. Seamos diferentes para mostrarle al mundo que hay algo mejor.

 

Estudio:

Lee Hebreos 12:1-2 y piensa:

  • ¿Qué cosas hay en mi vida que estorban a mi caminar con Dios?

  • ¿Cómo puedo deshacerme de ellas?

  • ¿De qué manera puedo enfocarme más en Jesús para perseverar en mi carrera?

 

Verdad de la Semana:

"Quitémonos todo aquello que no edifica."

26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo