top of page
Buscar
  • Foto del escritorCDA Lares

Haz el Bien...

En fin, vivan en armonía los unos con los otros; compartan penas y alegrías, practiquen el amor fraternal, sean compasivos y humildes.- 1 Pedro 3:8 (NVI)

¿A quién debo amar? Esa pregunta debemos hacerla todos los días de nuestra vida. Porque la contestación debe de ser amar a todos. Nosotros como cristianos debemos tener un corazón lleno de amor y sensible a la necesidad. En Lucas 10:31-36 se nos cuenta la historia de un samaritano que ayudó y fue de bendición a la vida de un hombre. La historia narra que bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de unos ladrones. Le quitaron la ropa, lo golpearon, y se fueron dejándolo medio muerto.


Resulta que viajaba por el mismo camino un sacerdote quien, al verlo, se desvió y siguió de largo. También llegó a aquel lugar un levita y al verlo, se desvió y siguió de largo.

Pero un samaritano que iba de viaje llegó adonde estaba el hombre y, viéndolo, se compadeció de él. Se acercó, le curó las heridas con vino y aceite, y se las vendó. Luego lo montó sobre su propia cabalgadura, lo llevó a un alojamiento y lo cuidó. Al día siguiente, sacó dos monedas de plata y se las dio al dueño del alojamiento: “Cuídemelo- le dijo-, y lo que gaste usted de más, se lo pagaré cuando yo vuelva." A este buen samaritano no le importó quién era el hombre; sino que su corazón se conmovió por el dolor ajeno.


Este samaritano vio la necesidad y actuó. Que triste que en muchas ocasiones lo pensamos tanto para ayudar, amar y bendecir. Es fácil ayudar al que conocemos y al que amamos. Pero al que no sabemos quién es, o al que nos hiere o nos juzga, a ese se nos hace difícil y nos hacemos de la vista larga como el sacerdote y el levita. El amor se muestra de muchas maneras, ya sea ayudando o perdonando. Aconsejando, estando en momentos de angustia y dolor, u orando. Somos enviados por el Padre para hacer cada una de estas cosas, y para ser de edificación a todo el que lo necesite, sin importar quien sea.

Que nadie busque sus propios intereses, sino los del prójimo.- 1 Corintios 10:24 (NVI)
 

Verdad de la Semana:

Ama sin hacer acepción de personas.

65 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commenti


bottom of page