top of page
Buscar
  • Foto del escritorCDA Lares

Falsa Comodidad

Respondiendo Jesús, les dijo: —Mirad que nadie os engañe, porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: “Yo soy el Cristo”, y a muchos engañarán...Muchos falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos;...»Entonces, si alguno os dice: “Mirad, aquí está el Cristo”, o “Mirad, allí está”, no lo creáis, porque se levantarán falsos cristos y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si es posible, aun a los escogidos.- Mateo 24:4-5, 11, 23-24 (RVR-95)

Jesús habló acerca de la futura destrucción del templo, entonces los discípulos le preguntaron acerca de las señales que ocurrirían antes del fin del mundo. Jesús contestó mencionando varias señales que iban desde terremotos y enfermedades, hasta guerras. Pero una de las que más repitió fue la proliferación de los falsos profetas y las mentiras que engañarían aún a los escogidos. Vivimos en un mundo donde impera la mentira. Aún las nuevas tecnologías que aparecen cada día hacen que sea más fácil engañar a otros. Con todo esto, las personas están dormidas.


Nunca había habido tanto engaño, pero la mayoría de las personas aceptan todo lo que escuchan como una verdad sin cuestionarla. No sólo el mundo vive engañado, también la iglesia. Prestando oído a "medias verdades", poco a poco hemos aceptado la mentira. Por eso hoy en día tenemos iglesias queer, brujería cristiana, millones de seguidores del evangelio de la prosperidad y jóvenes que creen que todos los caminos conducen al cielo. Y aun falta mucho por ver. La realidad es que esto no sólo ocurre porque somos perezosos para someter los discursos a un análisis profundo, basado en la Palabra. Sino que además queremos escuchar lo que nos gusta.


La Palabra es incómoda, tiene que serlo, nos confronta con nuestra manera de vivir. Nos dice qué debemos cambiar y cómo hacerlo. Pero cambiar es incómodo. Es mejor escuchar que alguien nos diga que "estamos bien". Por eso no queremos contradecir a alguien que nos dice esto, suena bien. Pero es hora de que despertemos del sueño de la comodidad (Efesios 5:6-17), Dios no nos llamó a comodidad. De hecho, él mismo admite que nos envió como a ovejas en medio de lobos (Mateo 10:16). Satanás quiere que estés dormido, por eso hay falsos profetas que te endulzan el oído. Pero vivir en esta falsa comodidad nos puede costar caro, entonces debemos despertar y no caer en la mentira. La iglesia está perdiendo su norte por escuchar a estos falsos profetas, así que estemos atentos y no demos oido a sus mentiras.

 

Verdad de la Semana:

Dios no nos llamó a comodidad.


24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page