Buscar
  • CDA Lares

El Ritmo Correcto

Actualizado: 11 mar

#Iglecasa #CDALares #MásQuePalabras


En la multitud de mis pensamientos dentro de mí tus consolaciones alegraban mi alma.- Salmos 94:19 (RVA-2015)

Leía recientemente acerca de cómo los corredores se preparan para un maratón. Sabía que un corredor debe encontrar su ritmo para poder llegar a la meta sin cansarse. Pero me dio curiosidad saber cuánto tiempo le toma a un corredor encontrar su ritmo, y cómo lo hace. Encontré que desarrollar la condición física necesaria para un maratón toma meses. Además, hay distintas formas de medir el ritmo perfecto, pero había una "regla general" que me sorprendió. "...deberíamos correr a un ritmo que nos permita llevar una conversación tranquilamente con otra persona." Esto porque mantener una conversación nos permite saber si vamos muy lento o si estamos forzando nuestro límite. Si no podemos conversar porque nos falta el aire, estamos excediendo nuestro límite. Y si hablamos demasiado, no nos estamos esforzando lo suficiente.


Todos al comenzar el año empezamos a buscar nuestro ritmo. Cómo podemos cumplir con las metas que nos propusimos y hacer todo lo que queremos hacer este año. Si intentamos hacerlo todo a la vez nos podemos enfermar. Pero a veces cuando decidimos tomar las cosas con calma, caemos en la pereza y no hacemos lo suficiente. Entonces, ¿cómo encontramos el ritmo perfecto para continuar nuestra carrera? La respuesta está en la regla general, debemos correr a un ritmo que nos permita llevar una conversación tranquila. No importa cómo se vea nuestra agenda, deberíamos ser capaces de mantener una conversación contínua con el Espíritu Santo en nuestras vidas. Si estamos tan ocupados que no podemos comunicarnos con Dios, estamos demasiado ocupados y debemos disminuir el paso. Si, por el otro lado, tenemos tiempo de hablar demasiado con todos (o de todos), no estamos lo suficientemente ocupados.


Así que este año te invito a qué reflexiones acerca de cómo puedes mantener el ritmo correcto en tu vida. De manera que puedas hacer todo lo que Dios quiere que hagas, pero siempre manteniéndote en comunicación con Él. Es posible que esto signifique no hacer todo lo que tú quieres hacer, pero Dios sí sabe todo lo que necesitamos hacer. Sólo su voz puede ayudarnos a mantener el ritmo correcto en nuestra vida. Después de todo, no podemos impresionar a Dios con nuestra "eficiencia", pero sí complacerlo con nuestra obediencia.

 

Verdad de la Semana:

"El ritmo correcto te acerca a Dios."

30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo