top of page
Buscar
  • Foto del escritorCDA Lares

Alza Tus Ojos

El SEÑOR dijo a Abram, después que Lot se había separado de él: “Alza tus ojos y mira desde el lugar donde estás, hacia el norte, el sur, el este y el oeste. Porque toda la tierra que ves te la daré a ti y a tu descendencia, para siempre. Yo haré que tu descendencia sea como el polvo de la tierra. Si alguien puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia podrá ser contada.- Génesis 13:14-16 (RVA-2015)

Abram se encontraba en una posición complicada. Ya era un hombre mayor, él y su esposa Sara no tenían hijos, y Dios les había pedido que dejaran su tierra y caminaran sin rumbo. Ahora caminaba errante por la tierra, una disputa familiar había hecho que se tuviera que separar de su sobrino, y la tierra a la que debía entrar consistía de montañas dificiles de labrar. Este era un momento bajo, pero entonces Dios le pide que alze su vista y vea tan lejos como sus ojos se lo permitan. Todo lo que Abram podía ver, y aún más allá, Dios se lo daría a él y a su descendencia. Hacía un momento todo parecía inútil, pero entonces Dios le da a Abram una visión, prometiéndole muchas tierras y una gran descendencia. Abram pasó de no tener nada, a tener la garantía de que tendía todo lo que deseaba y más. Aún faltaba un tiempo para ver todo esto cumplido, pero la visión le daba esperanza. Confirmaba que su obediencia no había sido en vano, y le daba fuerzas para seguir adelante.


A nosotros nos pasa igual que a Abram, pasamos por momentos difíciles y si no tenemos visión puede parecer que todo acabó. Pero entonces Dios nos dice: "Alza tus ojos", y nos da una visión. Una visión es un pequeño destello de lo que será. Dios nos da una pista de cómo se verá el resultado final. Una visión que no parece posible. Es como cuando compramos un rompecabezas. La imagen en la caja se ve tan impresionante, parece de otro mundo. ¿Cómo podríamos lograr algo tan maravilloso con un montón de piezas rotas? La habilidad de quien monta el rompecabezas está en mirar la pequeña pieza y ver más allá, a lo que podría ser. Y el rompecabezas está diseñado de tal modo que ya tiene todo lo que necesita para realizar la visión. De la misma forma, Dios ve nuestra vida. Tenemos todo lo que hace falta para completar la visión, pero vivimos viendo sólo las piezas. Desde nuestra perspectiva, todo parece un desastre. Entonces Dios nos permite espiar un poco y, por un instante, vemos la imagen completa.


Si aún no tiene una visión para tu vida, no te preocupes. Aunque sólo veas pedazos, puedes estar seguro de que Dios ve más allá y está en control para transformar tu vida en algo que desafía las expectativas. (Efesios 3:20) No mires al suelo, alza tus ojos, y atrévete a soñar en grande. Porque Dios no da visiones pequeñas, el sueña con grandeza para tu vida. (Jeremías 29:11)No importa en qué momento de tu vida te encuentres, Dios tiene una visión para ti. Puede que no se vea como lo imaginaste, pues los caminos de Dios son más altos. (Isaias 55:8-9) También es posible que no sepas cómo se va a realizar la visión, pero si como Abram te mantienes fiel en dar el siguiente paso, Dios se encargará de llevarte a tu tierra prometida. Puede que el camino no sea como lo imaginaste, ni la tierra se vea como la soñaste, pero te garantizo que será mejor de lo que pensaste.

 

Verdad de la Semana:

Dios tiene planes mayores que los tuyos.


















102 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page