Buscar
  • CDA Lares

IGLECASA 2-MARZO-2021

#Iglecasa #CDALares #Inconmovible



"Firmeza"

Será como un árbol plantado junto a corrientes de aguas que da su fruto a su tiempo y su hoja no cae. Todo lo que hace prosperará.- Salmos 1:3 (RVA-2015)

A menudo enfrentamos circunstancias díficiles en nuestro dia a dia. Situaciones que parecen sacudir nuestra vida y que comprometen nuestra estabilidad. Sin embargo, podemos permanecer firmes cuando estamos llenos del Espíritu de Dios. Pablo dijo: "Cuando soy débil, entonces soy fuerte" (2 Corintios 12:10). Tenemos un poder personal tan límitado, que necesitamos pedir contínuamente al Espíritu de Dios que nos llene. Es Su fortaleza lo que hace que estemos cada vez más firmes. Cuando estás firme en tu espíritu, puedes permanecer confiado y perseverar, porque la fuerza viene de El. Estar firmes en el Espíritu de Dios es la única manera de resistir las pruebas que enfrentamos, un nivel de resistencia que le cree a Dios pase lo que pase. Cualquier otro tipo de resistencia humana es sólo una sombra de la verdadera firmeza.


Estar firmes en Dios es simplemente saber quién es El. Saber que podemos confiar que Él es quién dice ser, y confiar en que Él hará lo que dijo que hará. Volverte fuerte en tu espíritu no ocurre de la noche a la mañana. Es un proceso de crecimiento que dura toda la vida. Muchas veces, la única manera de volverse fuerte en el espíritu es a través de pruebas. En la misma forma en que esforzarte cada dia en un gimnasio, poco a poco te hace más fuerte; en la misma forma, perseverar en las pruebas te ayudará a crecer. La iglesia primitiva tuvo mucho crecimiento, pero también sufrió muchas pruebas y tribulaciones. Pablo y Bernabé los alentaron "a perseverar en la fe."

'Es necesario pasar por muchas dificultades para entrar en el reino de Dios', les decían" -Hechos 14:22.

Nos hacemos más fuertes cuando crecemos donde fuimos plantados, pues El no se equivoca al plantarnos. Simplemente ponemos nuestras raíces en Jesús, y poco a poco crecemos. Vendrán tormentas, vendrá la sequía, vendrán el frío y el calor; pero permaneceremos. (Mateo 7:24-27) Al principio, seremos como un árbol joven. Pensaremos que no podremos resistir, pero seguiremos obteniendo el alimento que necesitamos. Con el tiempo creceremos en estatura, nuestra corteza se engrosará y nos saldrán más hojas. Por último, comenzaremos a dar fruto. (Juan 15:4-6) Crece en el lugar donde has sido plantado. Echa raíces, y pronto verás los beneficios.

"Como palmeras florecen los justos; como cedros del Líbano crecen. Plantados en la casa del Señor, florecen en los atrios de nuestro Dios. Aun en su vejez, darán fruto; siempre estarán vigorosos y lozanos" -Salmos 92:12-14


Verdad de la Semana:

“Tu firmeza en el Espíritu te hará crecer.”

29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo