top of page
Buscar
  • CDA Lares

Un Corazón Obediente

#IglecasaUnidos #CDALares #ElRegalo #Evangelismo

Si me amáis, guardad mis mandamientos.- Juan 14:15 (RVR-95)

En la porción de Juan 14:15-24 vemos a Jesús hablandole a sus discípulos acerca de la promesa del Espíritu Santo y cómo éste los va a ayudar. En esta porción, en tres ocasiones les dice que la obediencia es señal de amor (v. 15, 21, 23), y que ellos le demuestran a Dios su amor a través de la obediencia. También menciona en el versículo 24 que aquellos que no obedecen a Dios no lo aman. Es interesante porque, a pesar de estarles explicando que el Espíritu vendrá para ayudarlos en todo, también implica que debemos ser intencionales en nuestra obediencia. Pues el Espíritu no nos obligará a hacer nada, sino que la voluntad de hacer lo que nuestro Padre pide está en nuestro corazón.


Como padres podemos comprender que cuando nuestros hijos son obedientes, y lo son de buena voluntad, esto significa que nos aman y que quieren honrarnos. Nos sentimos complacidos cuando un hijo es diligente en obedecer, porque al final sabemos que todo lo que les pedimos es para su bien. Pero no siempre lo entendemos de la misma manera cuando se trata de Dios. Olvidamos que Dios también nos pide cosas que son para nuestro bien y se complace cuando somos prontos para obedecer. No porque le tengamos miedo, sino porque queremos complacerlo a causa de nuestro amor. Si Dios no es un déspota, y decimos amarlo, entonces la obediencia no debería costar tanto.


Si un niño y su padre pueden tener esta relación de amor, cuidado, y obediencia aún dentro de su humanidad, entonces podemos tener plena confianza en el amor perfecto de nuestro Padre y obedecerle sin pesar. Podemos tener nuestro oido atento al susurro de su voz, esperando nuevas instrucciones para nuestra vida, que resultarán en bendiciones una vez ejecutadas. Siempre prestos a guardar Su Palabra, pues sabemos que sus mandamientos son vida y paz. Y Él estará orgulloso de la obediencia desinteresada de sus hijos. Puede parecer sencillo, pero la obediencia de un hijo es un gran regalo.

 

Verdad de la Semana:

La obediencia es mi regalo.

36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page