Buscar
  • CDA Lares

¿Cuál es tú Rol?

#Iglecasa #CDALares #GuerrerosGeneracionales #Familia

"Entonces dijo Dios: «¡Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza! ¡Que domine en toda la tierra sobre los peces del mar, sobre las aves de los cielos y las bestias, y sobre todo animal que repta sobre la tierra!» Y Dios creó al hombre a su imagen. Lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó. Y los bendijo Dios con estas palabras: «¡Reprodúzcanse, multiplíquense, y llenen la tierra! ¡Domínenla! ¡Sean los señores de los peces del mar, de las aves de los cielos, y de todos los seres que reptan sobre la tierra!"- Genesis 1: 26-28 (RVC)

Una de las cosas más bonitas que creó el Señor, fue la FAMILIA. La familia es lo más importante que tiene cada ser humano. Una de las grandes virtudes que encontramos dentro del núcleo familiar es la bondad y la comprensión que encontramos en ella. La familia es parte del plan de Dios para la felicidad y el bienestar de sus hijos. La Biblia nos enseña que Dios estableció a las familias desde el principio de su creación. Además, nos habla de muchas familias fuertes que pasaron por muchas situaciones y aun así permanecieron bajo los fundamentos de la fe. También, nos enseña la manera de tener una amorosa familia y cómo establecer la felicidad de ésta.


¿Cómo se define la familia? Según Durkheim, la familia, es la institución social más importante de la sociedad en su estado de solidaridad mecánica, pues en la misma se forman la moral y el derecho doméstico con una función productiva propia. Significa que la familia es la base de la sociedad. Y dentro de ella se enseñan y se aprenden muchas cosas. Por ejemplo, yo como padre debo de ser el educador por excelencia de mis hijos. Como padre responsable debo educar a mis hijos a través del modelaje de mis actos: cómo soy, cómo hablo y cómo trato a los demás. En fin, inculcarles valores. Entre ellos uno muy importante: “Amar a Dios sobre todas las cosas”. (Proverbios 22:6)


Además de mi rol como padre, debo ser sacerdote en mi hogar. Brindándole a mi familia seguridad, amor, respeto propio, respeto por los demás, un lugar donde vivir, pero sobre todo, mi responsabilidad más grande es la de enseñarles el valor de amar a Dios sobre todas las cosas. Y que cuando crezcan y ya no este “papi”, sepan que ahí va a estar el mejor de los padres: EL Rey de Reyes y Señor de Señores. A veces pensamos que la familia que tenemos no es la adecuada, que no se comprenden entre sí. Pero déjame decirte que estás equivocado. Si Dios te colocó en esa familia, aunque no lo puedas ver, es lo mejor que te ha sucedido en tu vida. Pero tienes que estar dispuesto a cuidarla y cultivarla. Tener una familia según el plan de Dios requiere trabajo y todos los miembros tienen su parte. Así que debes preguntarte, ¿estoy dispuesto a asumir mi rol?

 

Verdad de la Semana:

Haz tu parte para cuidar a tu familia.

33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo