top of page
Buscar
  • Foto del escritorCDA Lares

¿Cómo está tu Visión?

Acto seguido, Eliseo oró con estas palabras: «Señor, te ruego que abras los ojos de mi siervo, para que vea.» - 2 Reyes 6:17 (RVC)

La serie de mensajes de este mes es sobre la visión. Y la verdad es que, aunque el tema de visión es muy profundo, en términos sencillos la Visión se relaciona con ver. La vista no es otra cosa que uno de los cinco sentidos que Dios nos dió para relacionarnos con el mundo exterior. Por eso si me preguntas a mi, para tener visión necesitamos poder ver con nuestros ojos. Recuerdo que hace muchos años cantábamos algo así: “el peor de los ciegos es todo aquél que teniendo la vista buena no quiere VER” . Tal vez alguno de los lectores recuerde este coro. Sin embargo, no podemos ver la Visión de Dios con nuestros ojos físicos.


En el libro de 2 de Reyes 6:8-17 Elíseo hizo esta oración sencilla: “te ruego, oh Señor, que abras sus ojos para que vea”. Déjame contarte un poco de esta historia. El rey de Siria estaba en guerra con el pueblo de Israel y estaba molesto con Elíseo. Había enviado un ejército para capturarlo. El ejército había rodeado la ciudad y cuando el criado de Eliseo los vio se atemorizó y le preguntó a Elíseo qué harían. Me encanta la respuesta de Elíseo: “no tengas MIEDO, porque más son los que están con nosotros que los que están con ellos.” Luego de decirle eso al criado hace la sencilla oración. Se registra en el mismo verso que los ojos del criado fueron abiertos y vio los carros de fuego y el ejército que rodeaba a Elíseo. ¡Qué poderoso! Todo cambió cuando sus ojos fueron abiertos a la visión.


Esta es la oración que necesitamos hacer en este tiempo: " Señor, abre mis ojos." Quizás todos los días, hasta que nuestros ojos espirituales sean abiertos y podamos ver lo que Dios quiere que veamos. Pues no es lo mismo tener vista que tener visión. Más adelante en la porción, Elíseo pudo acabar este episodio con Siria porque pidió al Señor que fueran cegados. Así que es obvio que estamos en desventaja y no llegaremos a ningún lado siendo ciegos. Nuestros ojos necesitan ser abiertos para ver. Una vez esto suceda caminaremos en lo sobrenatural y siempre obtendremos la victoria.

 

Verdad de la Semana:

Deja que el Señor abra tus ojos.

38 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page